Agrobio
Blog

3 consideraciones previas para combatir la araña roja · PARTE I

Combatir la araña roja, Teatranychus urticae
Agrobío – 03 de Febrero de 2017

Tetranychus urticae, más conocida como araña roja, es una plaga que se desarrolla en muchos cultivos y durante todos sus ciclos. La encontramos en pimientos, berenjena, calabacín, judía, sandía, cannabis, aromáticas, ornamentales y otros hortícolas y frutales.

Aunque suele aparecer entre primavera y otoño, en zonas de clima cálido está presente todo el año. Se alimenta absorbiendo la savia de la planta, dando lugar a unas manchas amarillentas o decoloraciones que perjudican el proceso de fotosintesis.

Conoce las 3 consideraciones previas que debes tener en cuenta para el control biológico de la araña roja:

Optimización del control biológico en hortícolas con la introducción de ácaros presa como alimento complementario para los depredadores

Optimización del control biológico en hortícolas con la introducción de ácaros presa
Vila, E., Morales, MM., Arévalo AB., I+D Agrobío – Enero de 2017
Publicado en Agricultura2000 p.15 – Enero de 2017

El éxito del control biológico en hortícolas, basado en sueltas inundativas de enemigos naturales, mejora cuando los depredadores se establecen antes de la invasión de las plagas. Este es el principal hándicap en muchos cultivos sin polen, como el pepino, así como en cultivos donde los niveles aceptados de plaga son bajos, como en plantas ornamentales o en hortícolas con problemas de virosis transmitidas por las plagas principales. Para mejorar el establecimiento de los ácaros depredadores Agrobío ha desarrollado una estrategia innovadora, después de 3 años de ensayos, basada en la suelta de ácaros presa encima de las plantas.

La baja humedad dispara la araña roja en los cultivos

La baja humedad dispara la araña roja en los cultivos
Agricultura2000 p.15 – Noviembre de 2016

Desde Agrobío recomiendan un mayor manejo de los parámetros climáticos en el interior del invermadero a través de la instalación de microaspersores.

La climatología es un factor determinante en el control biológico de plagas. Las altas temperaturas registradas durante el mes de septiembre, junto con una baja humedad, han propiciado que se dispare la presencia de araña roja. El pimiento es el principal cultivo afectado, detectándose en un alto porcentaje de parcelas en pequeños focos que se convierten en grandes manchas amarillas.

Ortiz y Agrobío acercan a los eurodiputados el control biológico y la polinización natural

Ortiz y Agrobío acercan a los eurodiputados el control biológico y la polinización natural
IDEAL – 22 de Octubre de 2016

La consejera acompañó a los eurodiputados en su última visita en Almería para que viesen cómo se producen los abejorros y los insectos auxiliares.

La última parada de los eurodiputados socialistas, que estuvieron los últimos días conociendo la realidad del campo almeriense, de su horticultura, fue en Agrobío, un referente en la producción de fauna auxiliar y abejorros destinados a la polinización natural de los cultivos, a la vez que una empresa puntera en líneas de I+D.

Experiencias de éxito – Agrobío, control biológico de plagas para cultivos frutales y hortícolas

Agrobío, control biológico de plagas para cultivos frutales y hortícolas
Fundación Biodiversidad – 15 de Octubre de 2016

Entrevista a J.A. Santorromán, Director de Agrobío S.L.
Impulsar la viabilidad de la agricultura sostenible mediante el uso de abejorros para la polinización en invernaderos y el uso del control biológico para combatir las plagas de los cultivos fueron los dos objetivos con los que nació Agrobío en 1995. “Tenemos varias líneas de producción de fauna auxiliar para el control de plagas y respecto a la producción de abejorros producimos varias subespecies dependiendo de la zona geográfica donde vayan a ser introducidos”, puntualiza José Antonio Santorromán Lacambra, director de Agrobío.

La empresa comenzó con la introducción del abejorro para la polinización de diversas clases de flores y en 2007 se inició en el control biológico de plagas, llegando a los agricultores a través de cooperativas y almacenes. Un proyecto con un claro valor ambiental, como explica su director: “El control biológico y la biopolinización permiten lograr un entorno más natural, diverso y equilibrado, libre del uso de residuos químicos”.

Con un equipo de 120 personas y una facturación de 16 millones de euros, el proyecto mira al futuro pensando en el desarrollo de diversos organismos para frenar las plagas de forma sostenible. “Aún queda mucho trabajo por hacer. La agricultura es un sector vivo y hay futuro”.