Agrobio
Blog > Control biológico > Nesidiocoris. La suelta en semillero ‘Paso a Paso’

Nesidiocoris. La suelta en semillero ‘Paso a Paso’

Nesidiocoris tenuis. La suelta en semillero ‘Paso a Paso’ I
Agrobío – 14 de Julio de 2016

Hoy en día la suelta de Nesidiocoris tenuis en semillero es una método de control biológico que se practica de forma regular.

Esta suelta anticipada consigue mantener controlada la mosca blanca en cultivos bajo plástico y al aire libre, además de otras plagas como minadores, trips, araña roja o huevos de lepidópteros.


Control biológico en tomate y berenjena con Nesidiocoris tenuis

Una de las claves de Agrobío es la uniformidad del reparto de los insectos. Ya que se sueltan en el mismo número de plantas pero en una menor superficie.

Control biológico en tomate y berenjena con Nesidiocoris tenuis

Control biológico en tomate y berenjena con Nesidiocoris tenuis

La suelta de Nesidiocoris es muy eficaz en tomate y berenjena. Y la puedes encargar cuando hagas tu pedido, ya que la mayor parte de los semilleros que cultivan estas plantas ya han adoptado los protocolos de manejo y ofrecen al agricultor la ventaja de comprar la planta bio-protegida desde el primer día.

Un ejército de insectos beneficiosos en cada planta

Un ejército de nesidiocoris tenuis en cada planta

Cuando llegues al semillero, recibirás una planta bio-protegida por un pequeño ejército de insectos beneficiosos que se mantienen a la espera de la entrada de mosca blanca y otras plagas.

En cada una conviven al menos tres generaciones. Agrobío suelta ninfas y adultos, seleccionados en su mejor momento reproductivo, para continuar poniendo huevos durante todo el ciclo y mantener activo el desarrollo de las poblaciones.

Paso I. ¿Cuál es la estrategia de la suelta?

La estrategia de la suelta de Nesidiocoris tenuis en semillero

La suelta en semillero se realiza por personal especializado, un técnico de Agrobío o del vivero, unos días antes de que la planta ponga rumbo a campo.

La eficacia se basa en la correcta instalación del Nesidiocoris tenuis sobre las bandejas y su éxito dependerá de la fortaleza y calidad del ‘nesi’, la dosis, la alimentación y las condiciones estructurales y ambientales de las instalaciones del semillero.

Paso 2. Protege el espacio de trabajo

Espacio de suelta de nesidiocoris protegido

Primero el semillero se acondiciona y se cuida la higiene, regula la humedad relativa, nos aseguramos de que se establezca una correcta ventilación y por último delimitamos las zonas de trabajo con mallas para impedir la propagación de esta chinche a otras superficies. El color de la malla será preferiblemente blanco para favorecer el reparto de luz.

PASO 3. La dosis, número de Nesidiocoris tenuis por planta

Para cada protocolo de actuación él técnico de campo de Agrobío ajusta la dosis dependiendo de la variedad y la época del año en la que nos encontremos. En el caso del tomate la dosis oscila entre 0,3 – 1 individuos por planta, en cambio en otros cultivos como la berenjena la dosis será de 0,75 – 1,5 individuos por planta.

PASO 4. Consigue el reparto homogéneo

La dosis de nesidiocoris por planta

Los individuos se sueltan dejándolos caer directamente sobre las hojas de las plantas junto al material inerte que se encuentra en el interior del bote comercial. De esta forma, los Nesidiocoris ninfas y adultos se repartirán de forma homogénea rápidamente sobre la superficie.

PASO 5. Alimentación durante el periodo de adaptación

Alimentación durante el periodo de adaptación

Con la instalación da comienzo el periodo de adaptación y puesta que suele durar entre 7 y 10 días.

Durante estos días, dentro del semillero no hay plaga, esto quiere decir que el Nesidiocoris necesita otra fuente de nutrientes para sobrevivir. Agrobío los alimenta espolvoreando huevos de Ephestia, irradiados y congelados previamente para que no eclosionen. Normalmente un botecito de 10 gramos por cada 3 botes de ‘nesi’.

La clave de la suelta en semillero

La clave de la suelta en semillero

Todo está listo, pero sólo será un éxito si el control biológico funciona. Es decir, si la planta llega a campo con un buen número de puestas capaces de eclosionar y conseguir una población de ninfas nuevas suficientes para controlar la llegada de las plagas. Estas chinches, además, deberán ser fuertes y tener una buena genética para continuar muy activos durante su ciclo de vida.

Aunque todos esperamos ver pronto esta estrategia aplicada en más insectos beneficiosos, la del ‘nesi’ sigue siendo la más exitosa.

+info: www.agrobio.es/Control-biologico-con-nesidiocoris-tenuis

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.